Argentina: Política exterior y políticas de Estado

En reiteradas oportunidades en las últimas décadas, desde diversos sectores políticos y organizaciones representativas de la sociedad civil, se han reclamado ¨políticas de Estado¨.

Desconozco si existe una definición del concepto ¨política de Estado¨, pero podría decirse que es aquella que concita el apoyo de un amplio espectro de la sociedad. Sigue leyendo

La ex canciller Susana Malcorra encabezará la cumbre de la OMC en la Argentina y anticipa los debates que se vienen

La ex canciller Susana Malcorra presidirá en diciembre la cumbre de la OMC, que se celebrará durante cuatro días en la Argentina. Llegarán representaciones de 164 países, más de 6000 personas, y se discutirán las bases y pautas comerciales del mundo. En diálogo con LA NACION, Malcorra aseguró que los beneficios son múltiples para el país: visibilidad, la capacidad de establecer ciertos ejes y de “tender puentes entre los países”.

En una era surcada por el proteccionismo de Donald Trump, la ex ministra confía en que la única manera de limitar las políticas unilaterales es reforzando el sistema global de reglas y generando consensos, aunque descartó la posibilidad de discutir el ingreso del biodiésel argentino a EE.UU. En cuanto a las posibilidades de incrementar el comercio mundial y el marco de las reformas laborales que busca establecer el Gobierno, adelantó que la Argentina deberá adaptarse al sistema. “Uno tiene que ser capaz de ajustarse para ser competitivos en el mundo”, dijo.

-¿Cuál es la importancia de que la cumbre de la OMC se celebre en la Argentina?

-Cuando decidimos ofrecer nuestro país como sede, lo pensamos en función de la noción de volver a insertar a la Argentina en el mundo. Cuando uno tiene un rol activo se transforma en el eje de estos eventos. También nos da buenos vínculos para el armado de la agenda del G-20.

-¿Qué beneficios puede obtener la Argentina?

-Estas cosas no se dividen en términos mercantilistas estrictamente. En primer lugar vamos a tener visibilidad entre los 164 países que componen la organización. Van a visitarnos entre 6000 y 7000 personas: gente con puestos importantes del periodismo, el empresariado, líderes mundiales, en general gente con capacidad de decisión. Pone a la Argentina en el radar. También vamos a mostrar nuestra capacidad de organización y logística. Y ejercer el rol de presidencia, a través del cual intentaremos articular el armado de los consensos. Tenemos un rol de constructor de puentes que hay que fortalecer.

-Diciembre es siempre un mes complicado. ¿Le preocupa la seguridad durante el encuentro?

-Hay un equipo interdisciplinario trabajando en esta cuestión, con el Ministerio de Seguridad y otras áreas, como la Agencia Federal de Inteligencia (AFI). Estamos muy conectados con países que han hecho recientemente este tipo de encuentros.

-¿Cuál es el papel de nuestro país en la era Trump, de mayor proteccionismo?

-Las reuniones de la OMC son complejas porque se discuten intereses económicos concretos. Aquí hay un toma y daca de impacto comercial y económico. Históricamente los acuerdos no son fáciles de lograr. Este año vivimos una encrucijada, que pone en jaque el sistema de reglas en las que se monta el comercio y que proporciona cierta igualdad entre todos los países. Uno de los posibles cuestionamientos es la supervivencia del sistema de reglas. Hemos recorrido y hablado mucho con jugadores significativos para asegurarnos que de esta reunión salga reforzado el sistema de reglas. Podemos, además, tener logros en el tema de pequeñas y medianas empresas, y del comercio electrónico.

-¿Se podrá destrabar el ingreso del biodiésel nacional a EE.UU.?

-Ese es un tema bilateral. Las discusiones son multilaterales en la OMC, no tienen la relación directa de un vínculo bilateral. Esta discusión no se va a dar en esta reunión.

-Gran parte de la OMC implica mejorar el comercio a través de la quita de aranceles. ¿Podría perjudicar eso a las economías regionales?

-El principio subyacente en el comercio es que es de doble sentido. Obviamente, las reglas están armadas de modo tal de dar tiempo para la adecuación de los distintos sectores e industrias para que les permita competir. La concepción de un mundo abierto a nuestros productos, pero de una Argentina cerrada, no es realista. Cuando uno se sienta a negociar hay que poner reglas y el tiempo para adecuarse. Hay que tener horizontes de 10 o 15 años para hacer esa transformación. La adecuación es algo que tenemos que reconocer.

-¿Las reformas laborales que pretende articular el Gobierno van en este sentido?

-El comercio mundial se basa en un esquema de competitividad. Eso se logra a través de varias cuestiones. Obviamente, el costo interno es muy importante; si uno compite con estructuras de costos menores, hay que mejorar esa adecuación. La pregunta de fondo es si es sostenible un país que sólo viva de su mercado o un país que se abra al mundo, como el que quiere el Presidente. Uno tiene que ser capaz de ajustarse para ser competitivo en el mundo.

Fuente: Agustina López para LA NACIÓN 

La Doctrina de la Araña

¿Alguien se acuerda de Gunter Schabowski?

Era 9 de noviembre de 1989. El citado Gunter, miembro del Politburó de la República Democrática Alemana anunció en conferencia de prensa que se liberaban los permisos para viajar y que los alemanes del este podían cruzar a Berlín occidental.

Nadie lo organizó. Mucho menos nadie lo previó. A las 23 horas comenzó el cruce. El punto de control de Bornholmerstrasse fue el primero, seguido de varios otros en Berlín y a lo largo de la frontera de la RDA. Fueron sobrepasados por miles de alemanes que cruzaban directamente, saltaban el muro, comenzaban a derrumbarlo y piedra tras piedra caída, la fuerza de la libertad podía más que décadas de miedo acumulado a fuerza de represión y asesinato de aquellos que habían  intentado cruzar furtivamente.  Gunter Schabowski, sin quererlo,  había abierto un orificio que las ansias de libertad transformaron en río caudaloso. Sigue leyendo

Argentina y los Organismos Internacionales

La actual configuración del escenario mundial presenta una multiplicidad de organismos internacionales en la mayoría de los cuales Argentina tiene participación.

Definir los objetivos que nuestro país debe procurar en cada uno de ellos es clave para que nuestra política exterior pueda extraer el máximo de beneficios y realizar aportes constructivos para la paz y el desarrollo económico, en especial de nuestra región. Sigue leyendo

Era 1985 en Washington D.C., en Mrs. Simpson’s

Avenida Connecticut 2.915, Woodley Park. Zona residencial tradicional de la ciudad con edificios de alto y bastantes ¨row-houses¨ centenarias., pero bien preservadas. Algunas transformadas en comercios y oficinas. Barrio antiguo de Washington, cerca del Rock Creek Park.

Pero allí está Mrs.Simpson´s. Bajo perfil, sólo para conocedores. En homenaje a Wallis, que siempre interesó e intrigó mucho más de lo que reconocieron a los americanos. Ni qué decir a los británicos. Sigue leyendo

Era 1984 en Washington D.C.

Todavía estaba fresca en la memoria de los diplomáticos, académicos y el “establishment” americano, que la confidente política de Ronald Reagan, la amiga Margaret Thatcher, le había ganado la guerra por las Malvinas a los generales argentinos.

El periodista Ted Koppel, con su programa “Nightline”, se había “cansado” de entrevistar militares, expertos en defensa y política internacional, que noche tras noche, habían explicado cómo la colaboración militar de los dos aliados de la NATO, haría imposible el triunfo de los generales argentinos, preparados para “otras cosas”, pero nunca para una Guerra contra la NATO. Sigue leyendo

El Viaje de Rudecindo

Soy Rudecindo. Un grano de trigo. No cualquiera, claro está. Tengo un linaje especial. Los ingenieros me explican que provengo de un ¨germoplasma¨ francés de la mejor calidad.  Demoraron siete años de inversión y desarrollo hasta lograr una semilla de tanto potencial.  Parece que nuestro rinde por hectárea es muy alto y de buena calidad. Al menos los franceses logran un pan excelente con miles de colegas míos similares y también pastas de primera. Sigue leyendo

Apuntes sobre los primeros años del MERCOSUR: El inicio

 1.- EL INICIO

Tratado de Roma de 1957. Nace lo que hoy se conoce como Unión Europea. Saliendo de la posguerra, en plena Guerra fría, con el poderío militar soviético presionando en sus fronteras y deseosos de aumentar su capacidad negociadora frente a la super potencia amiga, los europeos comprenden que ha llegado la etapa del continentalismo y que sólo en comunidad pueden volver a tener peso en el concierto internacional. Sigue leyendo

Apuntes sobre los primeros años del MERCOSUR: Los Motivos

Los Motivos 

2.- Argentina y Brasil: los motivos

La superación de las hipótesis de conflicto fueron el preámbulo indispensable para que ambos países, con el impulso de los Presidentes Alfonsín y Sarney, comenzaran a transitar el camino de la integración. En este sentido puede decirse que los animaban idénticos motivos para iniciar el proceso de integración. Sigue leyendo

Apuntes sobre los primeros años del MERCOSUR: ¿Por qué MERCOSUR?

3.- ¿Por qué MERCOSUR?

Era una larguísima mesa del Palacio San Martín, poblada en su totalidad por los negociadores de los cuatro países.  Al concluir las negociaciones y poco antes de iniciar el Tratado, alguien preguntó cómo habría de llamarse este Tratado de integración.  La discusión se generalizó de la manera más desordenada posible, hasta que el representante de Paraguay dijo tener la respuesta: Mercado Común del Sur, MERCOSUR. Por decisión unánime, el nombre de esta nueva esperanza de integración en América Latina había sido adoptado. Sigue leyendo