¿Cómo será la Conferencia de la Organización Mundial del Comercio?

La ciudad de Buenos Aires será sede de la XI Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC) que se realizara entre los días 10 y el 13 de diciembre. Donde se recibirá a alrededor de 3.500 representantes pertenecientes a 164 delegaciones de los países miembros y organizaciones internacionales que participaran del evento.

El evento estará presidido por la ex Canciller Susana Malcorra. Mientras tanto, los vicepresidentes serán Okechukwu Enelamah, Ministro de Industria, Comercio e Inversión de Nigeria, David Parker, Ministro de Comercio de Nueva Zelanda, y Edward Yau, Secretario de Comercio y Desarrollo Económico de Hong Kong.

Las distintas sedes en las cuales se llevarán a cabo las actividades de la Conferencia serán: el Centro de Exposiciones y Convenciones de la Ciudad (CEC); el Centro Cultural Kirchner (CCK); el Hotel Hilton; y el Sheraton Hotel.

La Conferencia iniciará en el Centro de Exposiciones y Convenciones de la Ciudad (CEC). El 11 de diciembre comenzarán las sesiones plenarias en el Hotel Hilton, donde los ministros podrán formular sus declaraciones y se trataran los temas establecidos en agenda. La sesión de clausura está prevista para el 13 de diciembre.

En el marco de la Conferencia se realizarán distintos eventos asociados, como el Simposio de Comercio y Desarrollo Sustentable (Bolsa de Cereales), el Foro Empresarial del Ministerio de Producción de la Nación (CCK) y la Misión Parlamentaria Internacional (Congreso de la Nación), entre otros.

¿Qué es la OMC?

La Organización Mundial del Comercio (OMC) se ocupa de las normas que rigen el comercio entre los países miembros. Nacida el 1 de enero de 1995, a partir de las negociaciones de la Ronda de Uruguay, cuenta con su sede principal en Ginebra, Suiza. Su principal objetivo es ayudar a los productores de bienes y servicios, los exportadores y los importadores a llevar adelante sus actividades permitiendo que el comercio fluya con la mayor libertad posible.

La organización está integrada por 164 países y lleva adelante distintas funciones. Administra acuerdos, constituye un foro para negociaciones, intenta resolver diferencias, supervisa políticas nacionales, brinda asistencia técnica y cursos de formación a países en desarrollo, y coopera con otras organizaciones internacionales.

Entre sus principales funciones se encuentran las negociaciones comerciales, para el cumplimiento de los compromisos contraídos por los distintos países de reducir los aranceles aduaneros y otros obstáculos al comercio. También establecen procedimientos para la solución de diferencias entre miembros a la hora de asumir acuerdos.

Implementan mecanismos de aplicación y vigilancia, obligando a los gobiernos a garantizar la transparencia de sus políticas comerciales, debiendo notificar a la OMC las leyes en vigor y las medidas que se adopten.

Sus principios fundamentales y rectores son la apertura de los mercados nacionales al comercio internacional y el trato no discriminatorio entre los miembros.

Promulgan la disminución de los obstáculos comerciales, la previsibilidad y la transparencia, el desaliento de las prácticas desleales, la concesión de beneficios a países en desarrollo y la protección del medio ambiente.

En la OMC las decisiones son adoptadas por consenso de todos los Miembros, en la mayoría de los casos. Su órgano institucional de más alto nivel es la Conferencia Ministerial, que se reúne aproximadamente cada dos años.

Existe también un Consejo General, que dirige las actividades de la organización en los intervalos entre reuniones. Ambos órganos están integrados por todos los miembros y se encargan de la administración y vigilancia de la aplicación por los miembros de los distintos Acuerdos de la OMC.

La ex canciller Susana Malcorra encabezará la cumbre de la OMC en la Argentina y anticipa los debates que se vienen

La ex canciller Susana Malcorra presidirá en diciembre la cumbre de la OMC, que se celebrará durante cuatro días en la Argentina. Llegarán representaciones de 164 países, más de 6000 personas, y se discutirán las bases y pautas comerciales del mundo. En diálogo con LA NACION, Malcorra aseguró que los beneficios son múltiples para el país: visibilidad, la capacidad de establecer ciertos ejes y de “tender puentes entre los países”.

En una era surcada por el proteccionismo de Donald Trump, la ex ministra confía en que la única manera de limitar las políticas unilaterales es reforzando el sistema global de reglas y generando consensos, aunque descartó la posibilidad de discutir el ingreso del biodiésel argentino a EE.UU. En cuanto a las posibilidades de incrementar el comercio mundial y el marco de las reformas laborales que busca establecer el Gobierno, adelantó que la Argentina deberá adaptarse al sistema. “Uno tiene que ser capaz de ajustarse para ser competitivos en el mundo”, dijo.

-¿Cuál es la importancia de que la cumbre de la OMC se celebre en la Argentina?

-Cuando decidimos ofrecer nuestro país como sede, lo pensamos en función de la noción de volver a insertar a la Argentina en el mundo. Cuando uno tiene un rol activo se transforma en el eje de estos eventos. También nos da buenos vínculos para el armado de la agenda del G-20.

-¿Qué beneficios puede obtener la Argentina?

-Estas cosas no se dividen en términos mercantilistas estrictamente. En primer lugar vamos a tener visibilidad entre los 164 países que componen la organización. Van a visitarnos entre 6000 y 7000 personas: gente con puestos importantes del periodismo, el empresariado, líderes mundiales, en general gente con capacidad de decisión. Pone a la Argentina en el radar. También vamos a mostrar nuestra capacidad de organización y logística. Y ejercer el rol de presidencia, a través del cual intentaremos articular el armado de los consensos. Tenemos un rol de constructor de puentes que hay que fortalecer.

-Diciembre es siempre un mes complicado. ¿Le preocupa la seguridad durante el encuentro?

-Hay un equipo interdisciplinario trabajando en esta cuestión, con el Ministerio de Seguridad y otras áreas, como la Agencia Federal de Inteligencia (AFI). Estamos muy conectados con países que han hecho recientemente este tipo de encuentros.

-¿Cuál es el papel de nuestro país en la era Trump, de mayor proteccionismo?

-Las reuniones de la OMC son complejas porque se discuten intereses económicos concretos. Aquí hay un toma y daca de impacto comercial y económico. Históricamente los acuerdos no son fáciles de lograr. Este año vivimos una encrucijada, que pone en jaque el sistema de reglas en las que se monta el comercio y que proporciona cierta igualdad entre todos los países. Uno de los posibles cuestionamientos es la supervivencia del sistema de reglas. Hemos recorrido y hablado mucho con jugadores significativos para asegurarnos que de esta reunión salga reforzado el sistema de reglas. Podemos, además, tener logros en el tema de pequeñas y medianas empresas, y del comercio electrónico.

-¿Se podrá destrabar el ingreso del biodiésel nacional a EE.UU.?

-Ese es un tema bilateral. Las discusiones son multilaterales en la OMC, no tienen la relación directa de un vínculo bilateral. Esta discusión no se va a dar en esta reunión.

-Gran parte de la OMC implica mejorar el comercio a través de la quita de aranceles. ¿Podría perjudicar eso a las economías regionales?

-El principio subyacente en el comercio es que es de doble sentido. Obviamente, las reglas están armadas de modo tal de dar tiempo para la adecuación de los distintos sectores e industrias para que les permita competir. La concepción de un mundo abierto a nuestros productos, pero de una Argentina cerrada, no es realista. Cuando uno se sienta a negociar hay que poner reglas y el tiempo para adecuarse. Hay que tener horizontes de 10 o 15 años para hacer esa transformación. La adecuación es algo que tenemos que reconocer.

-¿Las reformas laborales que pretende articular el Gobierno van en este sentido?

-El comercio mundial se basa en un esquema de competitividad. Eso se logra a través de varias cuestiones. Obviamente, el costo interno es muy importante; si uno compite con estructuras de costos menores, hay que mejorar esa adecuación. La pregunta de fondo es si es sostenible un país que sólo viva de su mercado o un país que se abra al mundo, como el que quiere el Presidente. Uno tiene que ser capaz de ajustarse para ser competitivo en el mundo.

Fuente: Agustina López para LA NACIÓN 

Argentina: Política exterior y políticas de Estado

En reiteradas oportunidades en las últimas décadas, desde diversos sectores políticos y organizaciones representativas de la sociedad civil, se han reclamado ¨políticas de Estado¨.

Desconozco si existe una definición del concepto ¨política de Estado¨, pero podría decirse que es aquella que concita el apoyo de un amplio espectro de la sociedad. Sigue leyendo

Argentina y los Organismos Internacionales

La actual configuración del escenario mundial presenta una multiplicidad de organismos internacionales en la mayoría de los cuales Argentina tiene participación.

Definir los objetivos que nuestro país debe procurar en cada uno de ellos es clave para que nuestra política exterior pueda extraer el máximo de beneficios y realizar aportes constructivos para la paz y el desarrollo económico, en especial de nuestra región. Sigue leyendo

Era 1984 en Washington D.C.

Todavía estaba fresca en la memoria de los diplomáticos, académicos y el “establishment” americano, que la confidente política de Ronald Reagan, la amiga Margaret Thatcher, le había ganado la guerra por las Malvinas a los generales argentinos.

El periodista Ted Koppel, con su programa “Nightline”, se había “cansado” de entrevistar militares, expertos en defensa y política internacional, que noche tras noche, habían explicado cómo la colaboración militar de los dos aliados de la NATO, haría imposible el triunfo de los generales argentinos, preparados para “otras cosas”, pero nunca para una Guerra contra la NATO. Sigue leyendo