Argentina, política exterior y políticas de Estado

En reiteradas oportunidades en las últimas décadas, desde diversos sectores políticos y organizaciones representativas de la sociedad civil, se han reclamado “políticas de Estado”.

Desconozco si existe una definición del concepto “política de Estado”, pero podría decirse que es aquella que concita el apoyo de un amplio espectro de la sociedad.

Dado que nuestra Constitución, cuando se refiere a la necesidad de mayorías especiales establece los dos tercios como umbral de aprobación, podríamos suponer que en Argentina una “política de Estado” es aquella que logra dicho apoyo en la población a través de sus representantes en el Congreso.

La historia política argentina es una muestra cabal de la grave dificultad de nuestra sociedad para acordar dichas “políticas de Estado”.  Antes bien, nos hemos caracterizado por el triunfo de las antinomias, la descalificación del adversario, la apropiación de “la Patria” por algún sector de la sociedad y la aplicación de políticas que no lograban sobrevivir al Gobierno que las adoptó pues eran cambiadas por otras muy diferentes por el Gobierno siguiente.

Esa Argentina, la que privilegió el desencuentro, no funcionó.

Lamentablemente muchas veces las políticas surgían de un peligroso acercamiento a la lógica amigo-enemigo; a la lógica del enfrentamiento.  También a la urgencia por resolver el hoy, sin pensar si esa solución podría sostenerse en el tiempo.

La dictadura cívico-militar iniciada en marzo de 1976 fue el extremo horroroso y sangriento del desencuentro y el enfrentamiento entre argentinos.

¿Qué es la política exterior?

La política exterior es la herramienta que nos vincula al mundo procurando aprovechar al máximo las posibilidades que éste nos brinda  para que todos los sectores de nuestra sociedad puedan extraer los mayores beneficios de nuestra inserción internacional, al tiempo que la Nación en su conjunto procura garantizar condiciones de seguridad y equidad para que los resultados de dicha inserción redunden en beneficio de la amplia mayoría de la población.

Los principales temas de nuestra política exterior deberían ser “políticas de Estado” debidamente discutidas, negociadas y acordadas con el liderazgo del Gobierno y la activa participación del Congreso, los partidos políticos y también las organizaciones de la sociedad civil.  El liderazgo del Gobierno es indispensable para arribar a los consensos necesarios que permitan definir dichas “políticas de Estado”.

La inserción económica internacional de la Argentina que reconoce en el Mercosur y la integración regional un pilar fundamental de nuestra vinculación exterior, es una de las pocas “políticas de Estado” que hemos logrado acordar en el ámbito de la política exterior. 

Pero es necesario que los principales temas de nuestra vinculación con el mundo sean “políticas de Estado”.  La política exterior será así la síntesis de los acuerdos que los diversos sectores alcancen para su relación con el exterior.  Es un proceso trabajoso, tal vez lento, pero a la postre el único que garantizará su sustentabilidad en el tiempo y en consecuencia mejorará sus posibilidades de éxito.

Debemos ser conscientes que a través de la política exterior es la sociedad toda que se vincula con el mundo.  En especial las empresas, sus trabajadores, las diversas regiones y sus múltiples sectores económicos así como la comunidad educativa y científica-tecnológica.   Es a ellos a quienes el Gobierno y el Congreso deben consultar en la elaboración de “políticas de Estado”.

Las grandes líneas de la política exterior no pueden quedar solamente libradas a las preferencias ideológicas del Gobierno de turno.  Las principales vinculaciones, compromisos y alianzas del país en el mundo no pueden depender únicamente de quien ocupe la Casa Rosada y el Palacio San Martín.

Estas “políticas de Estado” definirán “amplios espacios” para que Argentina circule por el mundo.  Luego corresponderá a cada Gobierno regular la “velocidad”, el “carril” y las “paradas” necesarias, para que dicha circulación esté de acuerdo con las variaciones coyunturales de la situación internacional y con la orientación del Gobierno electo.  Las “políticas de Estado” no irán en detrimento del  mandato de las urnas que cada gobierno reciba, simplemente evitarán los giros de 180 grados en los principales aspectos de la política exterior.

El hecho de ser una “política de Estado” es lo que convierte a una determinada orientación de la política exterior en sustentable a través del tiempo.  Se reduce la posibilidad de cambios de rumbo súbitos y en consecuencia dejaremos de tener un comportamiento errático a lo largo del tiempo.  Es indispensable contar con las mismas para que nuestro país tenga credibilidad internacional.  Esa credibilidad surge de la percepción por parte de los otros países que no habrá sorpresas en nuestro accionar exterior.  Ser predecible en el ámbito internacional es un activo intangible pero muy preciado.

Debemos por sobre todo, pensar la política exterior como una construcción de la sociedad en su conjunto.  Por supuesto que los especialistas y estudiosos del tema, la Cancillería especialmente, tendrán  un rol decisivo a la hora de proveer las herramientas técnicas más aptas para cada necesidad y situación.

Las vinculaciones claves del país con el exterior, el tipo de relación que tendremos con los países y regiones más significativos para la Argentina, los aspectos geo-estratégicos más delicados y sin duda la cuestión de las Islas Malvinas, deben ser parte central de las “políticas de Estado”.  Luego será tarea de cada Gobierno en el marco de dichas políticas de Estado, ejecutar la política exterior con todos sus  detalles, proveer la necesaria adecuación coyuntural, así como las precisiones y flexibilidad que la velocidad y complejidad de los acontecimientos internacionales requieran y que la propia orientación del Gobierno indiquen.

Nuestra Constitución además de otorgar rango constitucional a las principales Declaraciones y Convenios de Derechos Humanos a los que nuestro país adhirió, establece que los tratados tienen jerarquía superior a las leyes, por lo cual es doblemente importante procurar que los principales tratados que obligan al país sean “políticas de Estado”.

Si avanzáramos por este camino, seria una señal contundente que los argentinos estamos eligiendo el acuerdo antes que la antinomia, la convergencia antes que el sectarismo, en definitiva las “políticas de Estado” para orientar los principales aspectos de nuestra política exterior. 

Guillermo Hunt
Embajador Argentino
guillermojhunt@gmail.com

7 comentarios en “Argentina, política exterior y políticas de Estado

  1. Embajador, leyendo sus palabras leía las mías nunca mejor explayas y sintetizadas que como usted lo ha hecho. Mi vida como estudiante me permitió visualizar estos factores que constituyeron históricamente una debilidad argentina, la de sus instituciones y su coherente actuación conjunta en la construcción de un país. Como usted dijo, la política exterior involucra no solo los deseos del gobierno de turno, sino aún mas importante, las necesidades, capacidades y deseos de la sociedad en su conjunto.
    Lo único que agregaría a sus muy acertadas palabras en la definición de parte del problema argentino, sería la histórica, al parecer, falla en la interpretación de la estructura global y, x ende, de la correlación de fuerzas externas y los limites de nuestras capacidades, los costos fueron horrorosos para la sociedad argentina. Saludos,

    Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: Argentina y los Organismos Internacionales | Guillermo Hunt

  3. Muy buen artículo, Embajador. Estoy totalmente de acuerdo con lo que expone.
    Por desgracia, ¡qué difícil es en la práctica que los partidos de la oposición acuerden políticas de Estado con el gobierno! Tantas veces, llevados por el cortoplacismo, piensan que su misión es boicotear al gobierno en todo lo posible, incluidos temas de gran calado, por un puñado de votos en las siguientes elecciones. En otras ocasiones el acuerdo es imposible por motivos ideológicos.
    Esto lo hemos visto en España y lo seguimos viendo a diario: la política exterior del gobierno Zapatero se caracterizó por olvidar el eje atlántico, nuestro aliado natural, y aliarse con todos los chavistas y pseudos chavistas que pudo encontrar; en el trascendental tema de Cataluña, todavía no sabemos a qué carta juega el actual líder de la oposición, y en educación, otra cuestión de suma importancia, se lleva años reclamando un pacto de Estado, en el que yo sinceramente no creo porque nunca se va a llegar a un acuerdo: el centro derecha busca la excelencia y la mejora del nivel educativo de los estudiantes, mientras que los partidos de izquierda se obstinan en pensar que todo se arregla con más dinero (con frecuencia mal empleado) y que el objetivo final es igualar por abajo.
    En fin, no desespero, algún día veremos, tanto en España como en Argentina, el sentido de Estado que sí primó en Reino Unido durante la Segunda Guerra Mundial, o en Francia en la última oleada de atentados terroristas.

    Le gusta a 1 persona

  4. Pingback: Guillermo Hunt: “Argentina: Política Exterior y Política de Estado” – Villarino 24

  5. Pingback: Guillermo Hunt: Análisis sobre política exterior y política de estado. | infoNoticias Online

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.